viernes, 30 de agosto de 2013

Una víctima es un estado de declinación

DJUNA BARNES 

(EE.UU., 1892 - 1982)

La soñadora

Cae la noche, en oscurecidas formas que parecen
Tantear, con misteriosos dedos hacia la ventana -luego-
Descansan en el dormir, envolviéndome, como en un sueño
Fe mía -¡que yo pueda despertar!

Y gotea la lluvia con el mismo triste, insistente ritmo.
Temblando a través del vidrio, inclinándose lacrimosa,
Y suave golpetea, como pequeños pies temerosos.
Fe mía -¡qué tiempo este!

El plumoso fresno aletea; allí sobre el vidrio,
El fuego moribundo lanza un parpadeante rayo fantasmal,
Y luego se cierra en la noche y la lluvia cae suave.
Fe mía -¡qué oscuridad!
***
Una víctima es un estado de declinación

Hay esa verdad que sólo la víctima saborea,
Cuando es joven, y aún toda impregnada de lluvia,
El triturar la pulpa del níspero en la lengua
Que, sin embargo, deshace la boca-
En una vigilia de la tierra
Imbuida de algún tema más importante
Y algún acuerdo más tardío-
Pero en una palada de la tierra
Y de algún tema sutil imbuida,
El vencedor ofrece a la víctima, su Madre.
Ataviado de sigilo,
Doblegado y sacudido por la carnicería (la risa)
Camina alejando de sí, en sí mismo sus huesos.

Versión de Osías Stutman y Rosa Lentini
***
Discante

Su madre dijo
(La que se ocultó mucho tiempo en su madre)
"Yo soy el lugar del nacimiento y los muertos."
"En efecto" dijo él
"Que así sea;
Cedamos cada uno al otro nuestro tigre."

Versión de Osías Stutman i Rosa Lentini

Somos parecidos a esos sapos que en la austera noche de los pantanos se llaman sin verse, doblegando con su grito de amor toda la fatalidad del universo.
René Char


No haría falta amar a los hombres para darles una ayuda real. Sólo desear hacer mejor cierta expresión de su mirada cuando se detiene en algo más empobrecido que ellos, prolongar en un segundo cierto minuto agradable de su vida. A partir de esta diligencia y cada raíz tratada, su respiración se haría más serena. Sobre todo, no suprimirles por entero esos senderos penosos, a cuyo esfuerzo sucede la evidencia de la verdad a través de los llantos y los frutos.
René Char