lunes, 26 de noviembre de 2012

Un poema es una acumulación que se distiende

Tomada de atardecerenebulosas.files.wordpress.com
MARICELA GUERRERO
(Ciudad de México, México, 1977)

Ramalazo

Un día de estos, hijo
caerá el poema redondo: concavidad y orilla,
de un golpe seco:
ramalazo
como tú y tu padre:
principios y acumulaciones.
***
Prohibiciones médicas

café y cigarrillos, por lo que te decía de las irritaciones,
sensibilidad extrema de los órganos, ni monumentales ni musicales:

guerras internas —intestinas, literal—
de las palabras por emerger, ver una luz, palabras que se desprendan:

palabras de sal, de cal, de óxidos, palabras de la herrumbre, palabras piedras, palabras nebulosas
palabras grutas —acumulaciones de la vida— floraciones: tejidos del amor.

Un poema es una acumulación que se distiende:
también el cáncer y
las altas cantidades de azúcar:
acumulaciones halladas por no decirse: acumulaciones
nebulosas, el universo:
los poemas se acumulan.
***
 Acumulación  

     Un poema es una acumulación que se distiende:
                 costal de gatos refulgentes en las bóvedas del tiempo: prisa y nebulosas:
                 días repletos de cestos de fruta
                 y de cestos con cáscaras y semillas.
   
                 Días colmados de prisa y nebulosas, hijo.
***
Malastre

Y luego qué mierda
    que las ronchas:
    —escrofularia—
    escrófulas inciertas de mi mal (si yo te hubiera dicho: no me dejes)
    y si la muerte pisa mi huerto, pienso, escrófulas insondables:
    muerte y mortaja.

    Muerte por escrofularia:
    foliculitis est,
    desapariciones,
    lipovidona yodada
    exámenes virales: fluidos, torrentes del deseo
    análisis: descartes de la muerte,
    por la boca, el pez
    dicloxicilina ( mi propio corazón se ríe, la piel se escama)
    batallas de los adentros hacia fuera, el órgano más grande dicen
    luego que siente:
    imágenes recurrentes del ardor (aquella negra noche)
    por eso fue que me viste tan tranquila
    y escrofularia a mares donde no la vieras tú:
    nada nada:
    todo fue un invento del corazón que ríe y medicina.
***
Variaciones DS/GD

No sé como decirte esto, pero imagina que
la erudición puede entenderse como una diversidad de los lenguajes
en los que cierta persona se especializa:
y sólo ciertas personas que reconocen la o por lo redonda
y la pronuncian así como /ou/; ya sabes haciendo como que se les alarga el pico
Ou
Ou
—dicen  con la comisura de sus labios impregnada de una sustancia blancuzca y deleznable:
dicen ou:
sopor de antihistamínico en el auditorio. Ahora tú:
así, ¿ya te acordaste? /ou/
Acordarse por ejemplo tiene que ver con el cor cuore, ¿ya lo viste?
Del corazón eso es la erudición y /ou/
Ou
Largos tratados sobre etimologías irreconocibles en tono de trompetines y claros clarines:
tonos variopintos de /ous/ porque la especialización de ciertos eruditos avant la lettre va más allá: suéteres raídos y antihistamínico y esa cosa deleznable y blancuzca en la
comisura de sus labios: entre cada /ou/ y /ou/
que se llama comezón:
ronchita de mi erudición…
pero yo no sé cómo decirte de estas cosas
mi corazón.
Somos parecidos a esos sapos que en la austera noche de los pantanos se llaman sin verse, doblegando con su grito de amor toda la fatalidad del universo.
René Char


No haría falta amar a los hombres para darles una ayuda real. Sólo desear hacer mejor cierta expresión de su mirada cuando se detiene en algo más empobrecido que ellos, prolongar en un segundo cierto minuto agradable de su vida. A partir de esta diligencia y cada raíz tratada, su respiración se haría más serena. Sobre todo, no suprimirles por entero esos senderos penosos, a cuyo esfuerzo sucede la evidencia de la verdad a través de los llantos y los frutos.
René Char