jueves, 24 de mayo de 2012

Quedan pocos maestros del trapecio

JORGE AULICINO
(Buenos Aires, Argentina, 1949)


LA MÍA

Todas las clases sociales tienen
        su dulce manera de ser
Menos vos que me mirás a los ojos

***
SE ACABARON LOS BUENOS TRAPECISTAS
                                                          caer tal vez fue gracia
                                                          G. Ungaretti

Me acerqué al calor para enfriarme
al amor para partir    
                                                         quería escapar
                                                         y pido perdón
                                                                  respetuosamente
                                                         pido perdón y saludo con un infinito
                                                                  silencio
                                                         con la gorra en la mano
                                                                  sin lágrimas
                                                         sin ningún tipo de excusas
                                                         Quería escapar y para eso alquilé un barco
                                                         con todas las luces encendidas
                                                         pero fue inútil empuñar el timón
                                                         y gritar órdenes: el barco
                                                         tenía el casco comido por las algas
                                                         estaba desfondado.
                                                         Bueno, me quedé. Caros míos:
                                                         viajar por las metáforas
                                                         no es más que una prueba de destreza
                                                         tanto más aplaudible cuando se hace sin red.
                                                         El trapecista puede reventarse
                                                         contra el piso
                                                         y el público horrorizado
                                                         jamás olvidará la escena
                                                         Algunos dirán: murió en su ley
                                                         (cosa enteramente cierta)
                                                         Si el trapecista alcanza la vejez
                                                         a los cincuenta años posiblemente
                                                         se dedique a la bebida
                                                         y muera en una pieza
                                                         a la luz de fotos amarillas
                                                         en otoño o verano
                                                         (o en invierno o primavera)
                                                         y habrá muerto en su ley de todas formas
                                                        Al menos por una décima de segundo
                                                        de toda su vida
                                                        los buenos trapecistas se sintieron
                                                        reyes de este mundo "pero también del otro".
                                                        Pero se acabaron los buenos trapecistas
                                                        Quedan pocos maestros del trapecio:
                                                        la enorme mayoría trabaja con red.
                                                        La enorme mayoría logra pese a todo
                                                        piruetas fascinantes
                                                        que el público aplaude a rabiar
                                                        Ahora que bajé del barco
                                                        (con el trapecio nunca me metí)
                                                        yo también aplaudo los buenos espectáculos
                                                        Ahora que vuelvo (y no vencido
                                                        sino apenas un poco más cansado)
                                                        a calentarme las manos aquí abajo.

De Vuelo bajo, Ed. El Escarabajo de Oro, 1974
Somos parecidos a esos sapos que en la austera noche de los pantanos se llaman sin verse, doblegando con su grito de amor toda la fatalidad del universo.
René Char


No haría falta amar a los hombres para darles una ayuda real. Sólo desear hacer mejor cierta expresión de su mirada cuando se detiene en algo más empobrecido que ellos, prolongar en un segundo cierto minuto agradable de su vida. A partir de esta diligencia y cada raíz tratada, su respiración se haría más serena. Sobre todo, no suprimirles por entero esos senderos penosos, a cuyo esfuerzo sucede la evidencia de la verdad a través de los llantos y los frutos.
René Char