martes, 28 de agosto de 2012

A veces roza el techo el barullo del viento

latinodigest.wordpress.com

YOSIE CRESPO
(Pinar del Río, Cuba, 1979. 
Reside en Miami, EE.UU.) 

El pescador 
Liberty is a different kind of pain from prison.
                                                         T.S. Eliot                                      

Un pez es tan pequeñito como un ojo
comienza a temblar desde su fondo
el hombre espera
–te vas a morir– piensa.

Un pez es la extensión invisible de los astros.

Muchos niños persiguen peces
por no decir dinosaurios.

Reposa como el fuego
dando gritos bajo la inmensa ola.

Quieren a veces dormir
pero no hay noche.

El pez abre su boca
la noche pertenece al pescador.
***
Pretexto

Aquel reloj que cantaba la muerte
ha comprendido después de los años
por qué no dormía por las noches.

A veces roza el techo el barullo del viento
A veces tierno, paraíso,
A veces infierno.

Aquel tic tac desafinado de sus dientes
canta por los balcones como si fuera un himno.

Cada mano que escribe
merece lo que escribe
lo que sueña
o cualquier otra pesadilla.

1 comentario:

Vera Eikon dijo...

Me parecen increíbles estos dos poemas. Originales y con un poso de miestrio. Gracias por compartir. Un abrazo

Somos parecidos a esos sapos que en la austera noche de los pantanos se llaman sin verse, doblegando con su grito de amor toda la fatalidad del universo.
René Char


No haría falta amar a los hombres para darles una ayuda real. Sólo desear hacer mejor cierta expresión de su mirada cuando se detiene en algo más empobrecido que ellos, prolongar en un segundo cierto minuto agradable de su vida. A partir de esta diligencia y cada raíz tratada, su respiración se haría más serena. Sobre todo, no suprimirles por entero esos senderos penosos, a cuyo esfuerzo sucede la evidencia de la verdad a través de los llantos y los frutos.
René Char