viernes, 25 de mayo de 2012

Nada no es un poema, orgullo no es un poema


Otros poemas inéditos de
FRANCISCO "PANCHO" MUÑOZ 
(Buenos Aires, Argentina, 1945)


24
De Un poema que parece que no termina nunca
(Fragmento)
           
                  El poeta debía adoptar un metro, una forma, y escribir, sin un punto, en una serpentina eterna. 
Baldomero Fernández Moreno.




Un poema termina de cualquier manera
y no tiene cantidad para
                                       tal trámite, o
sea que un poema
puede terminar sin haber comenzado; a juicio puro
del poeta. Por ahí anda


Los poemas son deliberados alevosos y pueden iniciar de forma incierta
con letra, número o accidente gramático 
Un poema notienesaladeespera 
y está antes.
                                  Tal la circulación, la mirada, el arrebato y la costumbre. 
                                                                                                                        Por ahí anda


Un poema es un cacho 
de algo de algo 
terminado y para siempre, 
es decir:
la cuadratura del círculo que es la cuadratura 
del poema 
regulando 


Un poema tiene que estar escrito en el idioma 
que uno entienda como el idioma de uno; lenguaraz 
y sin reflejos ni contenidos vagos o imprecisos
                                                                                             Tal las traducciones




Nada no es un poema, orgullo no es un poema 


Un poema no puede ser ocupado por el espacio de otro poema porque los poemas son límites físicos de la abstracción más pura, y la abstracción suele ser peligrosa
                                                                                                    


                                                                                     Tal el panóptico de Girri


Un poema no ve pero es visto y solo por eso es poema. 
***
25


Único como el río y su ceja


Un poema se las arregla solo y siempre viene de algo 
                                                                         de algo 
La cuadratura repetida 
                                     y su genealogía y su insistencia 
                                                                                     Por ahí anda
Un poema incluye y oprime y es cosa audaz y dando vueltas y dando vueltas y vueltas


Un poema zumba como un oso asustando a las abejas
                                                                                      Tal Joyce
Un poema no se toca más que con la yema 
y no se interpreta y 
no se ayuda con el resto de las manos
y no tolera el tarareo 
y la falta de sexo y sus antónimos pertinentes


No se puede 
contar un poema 
como quien cuenta un 
cuento 

como quien cuenta 
gota

que amenazan con rebasar otra vez el vaso Un poema sabe lo que hace
                                                                                                  
No se vende un poema No se compra un poema y consta en actas
                                                                                                   Tal Guillermo Boido


Un poema es un rival durísimo
con poca recuperación y mucha facilidad para la muerte rápida; antes o después de haber comenzado


Nada peor es eso de no estar en el rincón con el poema
                                                                     Por ahí anda
***
34


Con defender no alcanza, con resistir es poco; 
                                             
el unpoema choca
                                            con lo que puede y con lo que encuentra
No anda bartoleando y 
jamás
se achica y 
                        jamás se agranda Se atiene a la cuadratura
del círculo y
jamás 
                       se acerca y
jamás se aleja Cree sin orgullo y sin plegar las alas aterriza
                                                                                         Tal Apollinaire entre las vendas 


Sola y sin inclinarse, la poesía mueve al mundo  
Somos parecidos a esos sapos que en la austera noche de los pantanos se llaman sin verse, doblegando con su grito de amor toda la fatalidad del universo.
René Char


No haría falta amar a los hombres para darles una ayuda real. Sólo desear hacer mejor cierta expresión de su mirada cuando se detiene en algo más empobrecido que ellos, prolongar en un segundo cierto minuto agradable de su vida. A partir de esta diligencia y cada raíz tratada, su respiración se haría más serena. Sobre todo, no suprimirles por entero esos senderos penosos, a cuyo esfuerzo sucede la evidencia de la verdad a través de los llantos y los frutos.
René Char