miércoles, 18 de julio de 2012

En lo alto de tu cuarto


Tomada de guardian.co.uk
THEODORE ENSLIN
(Chester, Pennsylvania, EE.UU., 1925-Milbridge, Maine, EE.UU., 2011)

Las pertenencias

En lo alto
              de tu cuarto
estaba sentado tranquilo
con tus cosas desperdigadas a mi alrededor:
tu amor por ellas es
                                       evidente
en su desorden.
                                        Las que has usado
desplazaron polvo, y las pusiste
de alguna forma a mi disposición-
limpias, con bordes luminosos,
con un amor que depende
de ti,
usadas por tus manos
   incluso por tu impaciente
deseo de quitártelas de encima,
a todas ellas, para poder respirar un instante.
Para ti no parecerán amigables,
siendo como son amigas de los tuyos,
                                  y demasiado bien conocidas;
pero para mí ellas traen una promesa
que debiera estar en ti -no en ellas-
en lo alto de tu cuarto.

de This Do & The Talent, 1966. Traducción: Eric Schierloh
* Copy: De Theodore Enslin, Fin del Invierno en Maine & otros poemas (Barba de Abejas editorial).
Somos parecidos a esos sapos que en la austera noche de los pantanos se llaman sin verse, doblegando con su grito de amor toda la fatalidad del universo.
René Char


No haría falta amar a los hombres para darles una ayuda real. Sólo desear hacer mejor cierta expresión de su mirada cuando se detiene en algo más empobrecido que ellos, prolongar en un segundo cierto minuto agradable de su vida. A partir de esta diligencia y cada raíz tratada, su respiración se haría más serena. Sobre todo, no suprimirles por entero esos senderos penosos, a cuyo esfuerzo sucede la evidencia de la verdad a través de los llantos y los frutos.
René Char